Perdidos en nuestro propio laberinto.

March 28, 2017

 

Ya todos sabemos que la Inclusión escolar es LEY y por lo tanto debe cumplirse. Seamos sinceros, para que ésto suceda miles de padres se enfrentan cada día a un sistema educativo que aún hoy se resiste a los cambios. Es cierto que en los últimos años hemos comenzado a ver algunos avances pero el tiempo es HOY.

Lo primero a tener en cuenta es ver y analizar en qué condiciones llega un niño o joven con necesidades especiales a la escuela. ¿Tiene las herramientas necesarias para poder desenvolverse de manera autónoma, o lo más autónoma posible, en dicho contexto?

La escuela por definición es una institución que recibe una gran cantidad de alumnos diversos, con distintos estilos y ritmos de aprendizaje, distintos intereses y realidades que traen cada día desde su casa, familia e historias relacionadas con su contexto socio económico. Acá no hay magia. Si uno se para en la puerta de la escuela, de enseñanza común o especial, estará frente a la llegada de montones de sujetos únicos e irrepetibles que colmados de expectativas y sueños, se reúnen a aprender. Haber estado al frente de un grupo de chicos con discapacidades múltiples te hace dar cuenta de que será clave para que el grupo funcione y cada uno de sus integrantes trabaje en su mejor nivel, contar con ciertas estrategias y recursos que como docentes o terapeutas debemos tener listo de antemano.

En el caso de estar frente a una experiencia de Inclusión Escolar este aspecto será casi determinante. No se educa a un niño sino a toda clase. el resto de los compañeros de aula están atentos, expectantes y serán impactados por esta experiencia de inclusión tanto o más que el niño con necesidades especiales. Entonces, atención.

 

De nada vale evaluar si ese niño no tiene los recursos que necesita para poder demostrar todo lo que sabe. Desde ya les aseguro que su rendimiento será bajo y por lo tanto frustrante para todos. Son miles los chicos que asistiendo a escuela común o especial no cuentan con dichos recursos y por lo tanto indefectiblemente su desempeño no es el esperado.

 

Para salir de este laberinto, de escuela que evalúa de acuerdo a sus estándares y termina pidiendo al menos dos Psico diagnósticos al año, y la Terapéutica que haciendo uso de tests o escalas ofrece un diagnóstico o punto de referencia y en muchos casos desploma cualquier expectativa de logro, alguien debe dedicarse a enseñar.

 

Para evaluar estamos todos pero ¿Quién enseña?

Les confieso que es complejo explicar como organizar un grupo de chicos, teniendo en cuenta que lo que le sirve a un integrante puede no ser la mejor opción para el otro, aún estando en la misma aula o sala. 

 

Nuestras propuestas son siempre eso: propuestas. Ustedes que son quienes trabajan con los chicos y saben en que contexto o situaciones lo hacen, deberán en definitiva evaluar y ponerse en contacto con los padres y resto del equipo para ver cuál es la mejor opción. Eso sí! Hagan, intenten y vuelvan a intentar.

 

La semana pasada compartimos desde otras redes, ejemplos de 4 estrategias visuales que se usan a diario en cualquier situación grupal: aula, sala, grupo, consultorio, taller y que cada chico debería tener a mano siempre y llevar en su mochila a diario.

Estas son:

 

1) MURO DE PALABRAS : Abecedario claro y bien ubicado en la pared del lugar donde trabajen. Atención que la mayoría de los chicos puede necesitar tener un muro individual por un tema de acceso, visión, poder manipularlo, etc. Paulatinamente iremos colocando en él de acuerdo a las iniciales, las palabras de alto uso frecuente que forma parte del Vocabulario Núcleo. Enseñar estas palabras y cómo usarlas en diferentes contextos, materias, funciones es de suma importancia para aquellos chicos con trastornos de la Comunicación. En el caso de estar frente a un sujeto que habla, le será muy útil para comenzar a trabajar la estructuración del lenguaje y no atrasarse en relación a sus pares. En todos los casos son recursos de Baja tecnología que no implica más que unas hojas de colores, una impresión y alguna calcomanía o foto para ponerle onda, sobre todo cuando hablamos de pre adolescentes y adolescentes propiamente dichos. 

 

2) VOCABULARIO ESPECIFICO: Son las clásicas cartulinas co información sobre la unidad planteada. A diferencia del muro de palabras que permanecerá en su lugar todo el año y se irá completando, el vocabulario específico desaparecerá al terminar el tema. Las palabras que aparezcan en dicha estrategia son clave para poder comprender y trabajar las actividades de dicha unidad, luego dificilmente aparezcan. No se ubican en el Muro.

 

3) CALENDARIO: En todos los ambientes y en todas las edades se pone la fecha. Desde nivel inicial hasta en edades adultas, todos ponemos qué día es hoy. Cada mañana al llegar a la escuela la docente pondrá la feche y dicho momento puede ser ágil y divertido o una verdadera tortura. hay chicos que se han pasado un año reconociendo el cartel de LUNES y así se pone luego en los informes. Acá hay que ser creativo y buscar una manera de hacerlo llevadero. Los chicos saben quién vino a la escuela o quién falto, otra cosa es que identifique el nombre. Para no hacer agua y sufrir cada mañana preguntando lo mismoo, al poner la fecha son 5 los carteles, no hay más que cinco días de clase a la semana. Armen un calendario divertido, con colores, fotos con onda, háganlo ameno, nombren un secretario cada día para que sea el encargado de poner la fecha y evitemos perder 45 minutos valiosos de actividad en ésto. Mañana lo hará Juan, pasado María y así. No más de 5 o 10 minutos para organizarnos temporo espacialmente. Tengan en cuenta que muchos chicos necesitarán apoyos visuales como fotos o pictogramas, bienvenido sea. Cada quién tiene necesidades que le so propias, el tema es descubrirlas.

 

4) HORARIO:  Todos queremos saber cómo sigue nuestro día, qué va a pasar después. Es muy importante tener el horario del grupo a mano pegado en algún sector de la sala o aula para calmar ansiedades y poder buscar información en el caso de alumnos más grandes sin interrumpir la actividad. Tengan en cuenta que estas estrategias estarán presentes siempre a lo largo del año y en el mismo lugar, por lo que de a poco al mostrarles cómo se usan y en qué situaciones irán utilizándolos de manera independiente. De nuevo, el Horario no cambia demasiado. Piensen si de acuerdo a las característias del grupo necesitan armarlo con texto escrito o con fotos o pictogramas. Incluso me animo a decir que ,en la mayoría de los casos, algún integrante del grupo necesitará símbolos mientras el resto empieza a usar palabras o viceversa.

 

Si queremos un sistema educativo inclusivo y diverso, debemos ser capaces de dar respuesta a esa diversidad a través de prácticas flexibles y dinámicas.

Revisen los posteos de la semana pasada en Facebook: Educaart

 

Ahí encontrarán tableros de Pinterest con ejemplos y modelos de estas 4 estrategias. Hay muchísimas más opciones, de a poco iremos subiéndolas al tablero de Estrategias Visuales.

 

Éxitos y a poner manos a la obra! Una escuela inclusiva se hace cada día con cada propuesta que presentamos a nuestros alumnos / pacientes.

 

 

Please reload

Featured Posts

Participación: Todos juntos ahora!

September 5, 2016

1/4
Please reload

Recent Posts

May 15, 2017

April 19, 2016

Please reload

Archive